Definición

La enfermedad de Alzheimer es una afección progresiva que destruye las células del cerebro. Es la causa más frecuente de la demencia. Las personas que tienen esta enfermedad pierden lentamente la capacidad de aprender, controlar sus funciones y recordar.

Áreas del cerebro afectadas por la enfermedad de Alzheimer

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Todavía no se conoce la causa. Los estudios sugieren que dos mecanismos principales participan en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer:

  • Placas: depósitos anormales de una sustancia denominada beta amiloide en diferentes zonas del cerebro
  • Ovillos neurofibrilares: son fibras retorcidas (denominadas fibras Tau) dentro de las neuronas.
Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar la probabilidad de padecer la enfermedad de Alzheimer incluyen:

  • Edad: 65 años en adelante
  • Lesión cerebral traumática previa y grave
  • Logros educativos más bajos
  • Síndrome de Down
  • Síndrome de Down en un familiar de primer grado
  • Mujeres menores de 35 años que dieron a luz un hijo con síndrome de Down
  • Tabaquismo
  • Antecedentes familiares de enfermedad de Alzheimer
  • Presencia de un tipo determinado de variedad de proteína (APOE-e4)
  • Depresión
  • Niveles elevados de homocisteína
  • Enfermedades cardíacas

Los investigadores están estudiando las siguientes afecciones para verificar si están relacionadas con la enfermedad de Alzheimer:

  • Desnutrición y deficiencia de vitaminas en la infancia
  • Exceso de metales de la sangre especialmente de cinc, cobre, aluminio y hierro
  • Ciertas infecciones virales
  • Diabetes
  • Nivel alto de colesterol
Síntomas

La enfermedad comienza con pérdidas leves de memoria. Después, se convierte en una pérdida profunda de la memoria y la función. La enfermedad de Alzheimer se divide en tres fases:

  • Inicial: la pérdida de la memoria y el conocimiento son notables pero la persona todavía puede controlar sus funciones de manera independiente
  • Intermedia: pérdida mental, cambios de personalidad, la persona se vuelve más dependiente de los demás para las necesidades básicas
  • Grave: pérdida de personalidad y funciones corporales; la persona depende completamente de otras personas para recibir atención

Los síntomas incluyen:

  • Aumento de problemas para recordar, por ejemplo:
    • Cómo llegar a lugares conocidos
    • Nombres de familiares y amigos
    • Dónde se guardan objetos de uso cotidiano
    • Cómo resolver cuentas matemáticas simples
    • Cómo realizar tareas habituales, como cocinar, vestirse, bañarse, etc.
  • Dificultad para concentrarse en tareas
  • Dificultad para completar oraciones debido a la falta o al olvido de palabras (puede progresar hasta llegar a la incapacidad total para hablar)
  • Olvidarse de la fecha, el momento del día, la estación del año
  • Perderse en entornos familiares
  • Cambios del estado de ánimo
  • Estar retraído, perder interés en actividades habituales
  • Cambios de la personalidad
  • Caminar lento, arrastrando los pies
  • Tener mala coordinación
  • Perder la capacidad de realizar movimientos intencionales
Diagnóstico

No existen pruebas para diagnosticar esta enfermedad de manera definitiva. El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico. El médico le hará varias preguntas. Esto le ayudará a descartar otras causas.

Las pruebas para descartar otras afecciones médicas pueden incluir:

Tratamiento

No existe una cura para la enfermedad de Alzheimer. Tampoco existen maneras determinadas para lentificar su progreso. Se han aprobado cuatro medicamentos para tratar algunos síntomas. Se están estudiando varios fármacos para verificar si pueden controlar los síntomas o lentificar el avance de la afección.

Medicamentos para aliviar los síntomas y lentificar el progreso de la enfermedad

Sólo se han aprobado dos tipos de medicamentos para reducir los síntomas de la enfermedad de Alzheimer:

  • Inhibidores de la colinesterasa: aprobados y recomendados para la enfermedad de Alzheimer leve a moderada (p. ej., donepezilo [Aricept], rivastigmina [Exelon], galantamina [Reminyl])
  • Antagonista de los receptores de N-metil-D-aspartato (NMDA): aprobado para la enfermedad de Alzheimer moderada a grave (p. ej., memantina )

Algunos tratamientos en estudio incluyen:

  • Inhibidores de la gamma secretasa
  • Inhibidores de la agregación de fibras Tau
  • Hierbas y suplementos (p. ej., vitamina E, ginkgo biloba): las pruebas difieren en cuanto a la eficacia de estos remedios naturales.
Control del estilo de vida

El control de la enfermedad incluye:

  • Crear un entorno en el que pueda recibir el cuidado que necesita
  • Optimizar su calidad de vida
  • Mantenerse sano
  • Ayudarse a usted mismo a lidiar con la frustración de no poder controlar su comportamiento
  • Proporcionar un ambiente calmo, tranquilo y predecible
  • Proporcionar lentes y aparatos auditivos adecuados, y relojes y calendarios que se puedan leer con facilidad
  • Escuchar música tranquila
  • Practicar un ejercicio liviano y adecuado para reducir la agitación y aliviar la depresión
  • Anime a su familia y amigos cercanos a visitarlo con frecuencia
Medicamentos psiquiátricos

Con la enfermedad de Alzheimer pueden presentarse síntomas psiquiátricos. Su médico puede recetarle medicamentos para tratar:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Confusión, paranoia y alucinaciones
Ayuda para el cuidador

Cuidar a una persona con enfermedad de Alzheimer es extremadamente difícil y cansador. La persona que se encargue de esta labor necesita apoyo emocional, así como también un descanso regular.

Si se le diagnostica la enfermedad de Alzheimer, siga las instrucciones del médico.

Prevención

No existen pautas para prevenir la enfermedad de Alzheimer debido a que se desconoce su causa. Sin embargo, algunos estudios han asociado las siguientes pautas con menor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer:

  • Mantener una dieta saludable que incluya pescado.
  • Beber alcohol puede tener algunos beneficios protectores. No obstante, recuerde beber alcohol con moderación. Esto significa dos vasos por día para los hombres y un vaso por día para las mujeres, como máximo.
  • Hacer ejercicio con regularidad.
  • Realizar actividades mentalmente estimulantes.