Definición

Una nefrectomía es una cirugía para extirpar el riñón o una parte de él.

Razones para realizar el procedimiento

La extirpación de un riñón puede considerarse en los siguientes casos:

  • Anomalías de nacimiento
  • Lesiones en el riñón
  • Infección
  • Hipertensión
  • Tumor
  • Sangrado crónico
  • Donación renal para un trasplante
Factores de riesgo de complicaciones durante el procedimiento

Los factores de riesgo por la anestesia incluyen:

  • Dificultad para respirar
  • Reacciones a la anestesia

Los factores de riesgo por la cirugía incluyen:

  • Infección
  • Sangrado
Qué esperar
Antes del procedimiento

Si se requiere una transfusión antes o después de la cirugía, es importante que se distinga el tipo de las muestras de sangre y se realicen pruebas cruzadas.

Se introduce una sonda en la vejiga.

En los días previos al procedimiento:

  • No tome aspirina ni otros antiinflamatorios durante una semana antes de la cirugía, a menos que el médico indique lo contrario. Es posible que también tenga que dejar de tomar anticoagulantes. Por ejemplo, clopidogrel (Plavix), warfarina (Coumadin) o ticlopidina (Ticlid). Consulte con el médico.
Anestesia

Se administrará anestesia general. Usted estará dormido y no sentirá dolor durante el procedimiento.

Descripción del procedimiento

Una vez que la anestesia haga efecto, el cirujano hace una incisión en el abdomen o a un costado del abdomen. Se puede necesitar retirar una costilla para acceder al riñón. Se realiza un corte en el uréter (que transporta la orina desde el riñón a la vejiga) y en los vasos sanguíneos. Se extirpa el riñón (o parte de él). Después se cierra la incisión.

Riñones, uréteres y vasos sanguíneos renales

The Urinary System

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

La cirugía laparoscópica también se puede usar para hacer una nefrectomía. Generalmente, este enfoque se reserva para tumores menores de 10 cm en tamaño. El cirujano infla la cavidad abdominal con gas (CO2) y realiza varias incisiones del tamaño de un ojo de cerradura. De forma similar a la cirugía abierta, se cortan el uréter y los vasos sanguíneos. Se extirpa el riñón (o parte de él). Se hace una pequeña incisión para recuperar al riñón.

Después del procedimiento

En general, se recomienda que esté en movimiento y activo, siempre cuidadosamente, si los síntomas lo permiten. Evite hacer ejercicios o actividades intensos durante seis semanas aproximadamente.

Después del procedimiento, asegúrese de seguir las indicaciones de su médico.

¿Cuánto durará?

La cirugía demorará de 3 a 4 horas.

¿Dolerá?

En general, la recuperación de una nefrectomía presenta dolor debido a la ubicación de la incisión. El enfoque laparoscópico es significativamente menos doloroso.

Posibles complicaciones

Los factores de riesgo por la anestesia incluyen:

  • Dificultad para respirar
  • Reacciones a la anestesia

Los factores de riesgo por la cirugía incluyen:

  • Infección
  • Sangrado
  • Daño a los órganos cercanos
Hospitalización promedio

La hospitalización habitual después de una nefrectomía es de 2 a 7 días. Esto depende del tipo de cirugía realizada.

Cuidado posoperatorio

Después de la cirugía, se administran analgésicos y líquidos por vía intravenosa. Se deben monitorear cuidadosamente la presión arterial, electrolitos, y balance de líquidos. Con frecuencia se requiere un catéter urinario durante un corto periodo de tiempo después de la cirugía.

Resultado

Por lo general, el pronóstico después de una nefrectomía es bueno, particularmente si sólo se ha extirpado un riñón o parte de un riñón. Si se extirpan ambos riñones, es necesaria hemodiálisis o trasplante renal.

Llame a su médico si ocurre lo siguiente
  • Tiene fiebre mayor de 100 ºF
  • Siente mucho dolor
  • Se vuelve muy débil repentinamente
  • El sitio de incisión está filtrando líquido o está sangrando
  • No puede orinar